Betania: lucha de frente contra el microtráfico

El microtráfico y la cantidad de visitantes, debido al cultivo del café, son las principales razones de los problemas de orden público en este municipio del Suroeste antioqueño. Está localidad ha tenido una de las tasas de homicidios más altas de esta subregión durante la última década.

Diego Bolívar Hernández / Yuliana Ruda Hernández

Betania ocupa el decimonoveno lugar con la tasa más alta de homicidios en Antioquia. Foto: cortesía de Carlos Andrés Negrette Bolívar, estudiante de Comunicación social y periodismo de la Universidad de Antioquia (seccional Suroeste)

En los 23 municipios del Suroeste antioqueño asesinaron 1.606 personas en nueve años, desde 2010 hasta 2018. Andes, el epicentro de esta subregión, tuvo la cifra más alta: 278. Sin embargo, las tasas de este tipo de muertes más altas se presentaron en La Pintada y Betania. Esto quiere decir que en estas dos localidades hubo el mayor número de muertes por cada cierto número de habitantes.

Los colores más oscuros indican los municipios con las tasas de homicidios más altas. 
Utilice los cuadros de selección (cuadro de convenciones a la izquierda) para activar o desactivar las capas del mapa. Utilice el menú del lado derecho para seleccionar municipios. a.

Betania, con cerca de 9.500 habitantes, es uno de los nueve municipios del Suroreste con menos población. Sin embargo, el homicidio se ha convertido en una problemática importante. Desde 2010 hasta 2018, hubo allí un registro de 67 muertes violentas, lo que significa que tuvo una tasa de homicidios cercana a los siete casos por cada mil habitantes.

La mayoría de muertes sucedieron en los últimos años, según registros de Medicina Legal y de la Policía Nacional. Solo entre 2017 y 2018 hubo 29 asesinatos, un incremento del 142 por ciento si se compara con las cifras de 2015 y 2016 (en estos dos años hubo 12 homicidios).

En general, la curva de homicidios tuvo los principales picos en 2014 y en los dos último años.

Algunos ciudadanos, sin embargo, se sorprenden al saber que el homicidio es una problemática preocupante en su comunidad. Luis Alberto Correa, Leonardo Correa, Jorge Rentería y Seferino Valderrama, quienes han vivido toda la vida en el casco urbano de Betania, coinciden en que el lugar tiene una cobertura apropiada por parte de la policía.

Sin embargo, otros, como Adriana Vanegas, quien reside en la vereda Las Travesías, creen que la cobertura de la policía es baja y que en las veredas hay riñas constantes, venta de drogas y homicidios.

Microcrático, el principal delito

El microtráfico es el principal delito en Betania. El segundo es el homicidio. Así está identificado en el Plan de Desarrollo Municipal 2016-2019 del municipio. A propósito del microtráfico, Ronald Sánchez, alcalde de esta localidad, expresó el 11 de abril del 2018 ante la Asamblea departamental y la Secretaría de Gobierno de Antioquia: “Nuestro municipio es 70 por ciento rural y 30 por ciento urbano. El tema rural es muy complejo. Allí es donde han ocurrido la mayoría de los homicidios este año. Nosotros tenemos 125 kilómetros de vías terciarias y con 33 veredas es complejo llegar con el tema de seguridad. La lucha con este tema del microtráfico es compleja pero con más presencia de las autoridades se puede hacer mucho”.

Raúl Carvajal, comandante de Policía de Betania, dice que es muy difícil controlar el microtráfico en las veredas. El mayor incremento de consumo se da, según él, en épocas de cosecha de café, cuando se reciben más de 5.000 recolectores de todas parte del país. Es decir, la población del municipio, en estos periodos, se incrementa más del 50 por ciento.

Entre 2016 y 2018, Betania, donde hay cerca de 6.500 hectáreas sembradas con café, produjo casi 21 mil toneladas de grano.

A propósito del microtráfico, el mayor Éder Sánchez, Comandante del Distrito N° 9 de la Policía de Antioquia, aseguró en entrevista para el periódico regional El Suroeste: “Tenemos identificados 11 grupos delincuenciales dedicados al tráfico de estupefacientes, homicidios, extorsión y hurto. Este año (2018) se han realizado 13 capturas por tráfico de estupefacientes”.

Identificó, además, las dos estructuras delincuenciales que se pelean el manejo del microtráfico en la subregión: “Esos dos grupos están aliados con dos grandes organizaciones delincuenciales: el Clan Úsuga y la Odín La Terraza. Esto nos está generando el 70 por ciento de los homicidios aquí en el Suroeste a través de ajustes de cuentas y por los territorios”.

La disputa por el control del microtráfico se ha incrementado en los dos últimos años, dice el capitán Juan Fernando Garro, jefe del Centro Integral del departamento. “En los últimos años ha empezado una disputa entre las bandas dedicadas al microtráfico que no hacían parte de ninguna estructura grande con aquellas adheridas al Clan del Golfo”.

Victoria Eugenia Ramírez, secretaria de Gobierno de Antioquia, resalta el trabajo que se ha estado realizando en la subregión. Por ejemplo, en julio del 2017 se llevó a cabo una operación bajo el modelo ‘Épico’, en la que en un trabajo conjunto entre Policía y Fiscalía fueron capturadas 68 personas adscritas al Clan del Golfo en el municipio de Fredonia.

En Betania, la administración local ha tratado de hacerle frente a algunas de estas problemáticas con estrategias como el plan de choque denominado “¡Yo no pago, yo denuncio!”, que busca hacerle frente a la extorsión que lideran precisamente estos dos grupos.

El Plan de Desarrollo 2016-2019 destaca que el municipio “no cuenta con una unidad de Fiscalía ni una Unidad Básica de Investigación Criminal Sijín”. Agrega que “se apoya en las seccionales ubicadas en el municipio vecino de Andes”. Tampoco cuenta con un escuadrón del ejército. El más cercano, el batallón Girardot, también está en Andes.

Por otra parte, las fronteras del municipio son puntos críticos. Por ejemplo, en el trayecto entre Puerto Voy y el sector del Bosque se presentaron ocho de los catorce homicidios que se dieron en el 2018. Este espacio tiene conexión con Hispania, Andes y Pueblo Rico. Las víctimas fueron personas de “Andes, Concordia y Betulia”, cuenta el comandante Carvajal.

La estación de Policía cuenta con 12 uniformados. Sin embargo, son insuficientes. Así lo manifestaron, en 2015, las autoridades locales, quienes pidieron más apoyo de la Policía y el Ejército, debido a la cantidad de personas que llegan al pueblo, de Antioquia y de otras regiones de Colombia, en busca de la cosecha cafetera. Pero el apoyo no llegó. “Se priorizan los que tienen una mayor cantidad de homicidios y no los que tienen las tasas más altas”, dice el subintendente Juan Camilo Alarcón, encargado del observatorio de delitos del Departamento de Policía de Antioquia.

El apoyo de la ciudadanía ha sido determinante en la lucha contra la violencia. “Hemos incentivado la colaboración de la ciudadanía a través de la emisora Perla del Citará . Por ejemplo, el 25 de junio del año 2018 se logró la captura de 19 personas, precisamente por el trabajo conjunto con la gente”, agrega el comandante .

Conflicto con guerrillas

La cercanía con el departamento de El Chocó también ha influido, históricamente, en la violencia de Betania. Según Conciudadanía, organización de participación ciudadana, la selva compartida con el departamento del pacífico permitía a las guerrillas esconderse de las autoridades, razón por la cual Betania estaba asediada constantemente por diferentes grupos armados: Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL) y el Movimiento 19 de abril (M-19).

Para Carvajal, el control del territorio es “complejo” por la lejanía de algunos lugares. Para llegar a algunos de estos puntos se requieren dos o tres días de camino. “Con doce policías se puede controlar el casco urbano y escasamente darle una cobertura a las veredas, pero espacios como ese son imposibles de controlar”, asegura.

En la época del conflicto, el municipio fue blanco de toda clase de delitos, según Conciudadanía. Los propietarios de tierras sufrieron secuestros, vacunas y extorsión, y los demás habitantes fueron objeto de intimidaciones, cooptación y reclutamiento. El foco en ese momento era fácil de identificar. Ahora es mucho más difuso y complejo, pues los delitos y los actores se han diversificado.

Por ello, Betania resultó beneficiado con el Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), un instrumento que les permite a las administraciones enfocarse en la construcción de la paz, “impulsar el diálogo social y alternativas de desarrollo económico y social sostenibles”, según dice la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Entre los diferentes retos que enfrenta Betania están los de generar las condiciones para que se desarrolle el PDET y ganarle el pulso a las organizaciones delincuenciales que se disputan el microtráfico, situación que elevó el número de homicidios entre 2017 y 2018, cuando sucedieron el 42 por ciento de los homicidios desde 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.