Heliconia y Armenia: puerta a la criminalidad en el Occidente

Daniela Sánchez Romero y Daniel Uribe Uribe

Estos municipios están entre las localidades de Antioquia con las tasas más altas de homicidio entre 2010 y 2018. La presencia del Clan del Golfo y su ubicación estratégica los convierten en sitios clave para esta estructura criminal.

Entre 2010 y 2018, en Armenia y en Heliconia hubo en total 29 homicidios. Fotografía: Daniela Sánchez.

Los municipios de Armenia y Heliconia son la puerta del Occidente antioqueño, área que linda con el sur del Valle de Aburrá. Entre los años 2010 y 2018, según Medicina Legal y la Policía, en esta subregión se presentaron 862 casos de homicidio, de los cuales 803 fueron hombres y 59 mujeres, con una relación aproximada de una mujer asesinada por cada 14 hombres.

La mayoría de homicidios, 137, sucedieron en Santafe de Antioquia, el corazón turístico y comercial del Occidente. Sin embargo, al analizar la cantidad de muertes con respecto a la cantidad de habitantes, Armenia y Heliconia se ubican entre las 10 poblaciones de la subregión con las tasas de homicidios más altas durante el periodo 2010-2018.

En Armenia, por ejemplo, hubo 29 asesinatos y la tasa fue cercana a los siete homicidios por cada mil habitantes. El municipio de la subregión con la tasa más alta durante el periodo fue Sopetrán, con cerca de ocho.

El siguiente mapa muestra la división por municipios de la subregión Occidente y sus respectivas tasas de homicidio en el periodo mencionado:

Los colores más oscuros indican los municipios con las tasas de homicidios más altas. 
Utilice los cuadros de selección (cuadro de convenciones a la izquierda) para activar o desactivar las capas del mapa. Utilice el menú del lado derecho para seleccionar municipios.

En los últimos tres años, el homicidio ha tenido un comportamiento diferente en ambos municipios. En Heliconia comenzó a bajar desde 2016. Pero en Armenia volvió a subir en 2018, luego de una reducción en 2017.

Tanto Wilder Guisao, Secretario de Gobierno de Armenia, y Víctor Hernández, Secretario de Gobierno de Heliconia, coinciden en señalar que gran parte de los homicidios que se cometen en estos municipios se deben a la cercanía con el corregimiento de San Antonio de Prado y los problemas sociales que conlleva lindar con el Área Metropolitana.

Ambos municipios hacen parte de la ruta que conecta al Occidente, al Suroeste y al Valle de Aburrá. San Antonio de Prado de Medellín es la salida que conecta a la capital de Antioquia con Armenia y Heliconia. La vía que sale desde el corregimiento hacia el occidente se divide en el alto de El Chuscal donde da paso a las carreteras que llevan a cada municipio.

Armenia Mantequilla se encuentra a 33,2 kilómetros de San Antonio de Prado en la vía que conduce hacia el municipio de Titiribí. En el Plan de Desarrollo 2012-2015, la administración municipal definió a Armenia como “un municipio embotellado o municipio terminal” ya que la vía que conecta con el Suroeste no cuenta con las condiciones óptimas para el transporte.

A 24 kilómetros del corregimiento de San Antonio de Prado se encuentra Heliconia, que limita con los municipios de Ebéjico, Angelópolis y Armenia Mantequilla. Este municipio es la primera parada de la ruta estratégica que conecta a Medellín con el Occidente antioqueño, un corredor por el cual se transportan drogas y armas de grupos al margen de la ley.

Nelson Matta, periodista de El Colombiano, especializado en crimen organizado, afirma que “la debilidad de las instituciones gubernamentales, la escasa presencia de la Fuerza Pública y una población de pocos habitantes, con grandes extensiones de montaña sin vigilancia, convierten al corredor en un lugar ideal para el transporte de droga y armas, para escondites tácticos, zona de retaguardia e instalación de laboratorios para procesamiento de estupefacientes”.


Heliconia, es la primera parada de la ruta estratégica que conecta a Medellín con el Occidente antioqueño, un corredor por el cual se transportan drogas y armas de grupos al margen de la ley

La presencia del Clan del Golfo, también conocido como  Los Urabeños, en Antioquia está vinculada a grupos con presencia en el barrio Limonar 1, de San Antonio de Prado, y con frentes instalados en los municipios de Caldas, Angelópolis, Heliconia y Ebéjico, según una nota de El Colombiano del 23 de octubre de 2017.

“El Clan del Golfo tiene presencia en esos municipios con dos subestructuras: en el costado occidental está el Frente Occidente, al mando de alias “Butaco”, cuyo centro de operaciones está en el triángulo turístico de Santafe de Antioquia, Sopetrán y San Jerónimo; y en el costado oriental está en Frente Metropolitano, cuyo líder es “Mili”, con base de operaciones en el corregimiento San Antonio de Prado, en Medellín. Estas dos subestructuras aseguran cada extremo del corredor y en los citados municipios hay coordinadores que les obedecen, con entre 15 y 20 hombres por localidad”, comenta Matta.

Según un artículo de la organización InSight Crime, titulado Los Urabeños, la principal actividad económica de este grupo al margen de la ley es el tráfico de drogas en varios países y en Colombia, donde además tienen control en los territorios en los que hacen presencia. “El modelo de red de Los Urabeños requiere células locales para ser financieramente autoeficientes. Como resultado, estos grupos se han expandido a la minería ilegal, extorsión, microtráfico y dirigen o toman un porcentaje de otras actividades criminales que se desarrollan en los territorios”, enuncia la organización en su página web.

La extorsión es una de las actividades ilícitas más comunes en estos municipios. Archivos de prensa e informes de la Policía Nacional de los últimos años dan cuenta de capturas a miembros del Clan del Golfo relacionadas con este delito, como la publicada por este último el 13 julio del 2018 donde se lograron 13 órdenes de capturas a varios integrantes del Clan del Golfo de la subregión del Occidente y que tiene incidencia en los municipios de Armenia, Heliconia, Anza, Caicedo, entre otros, y quienes fueron “responsables de las extorsiones a diferentes gremios y comunidad”.


La extorsión es una de las actividades ilícitas más comunes en estos municipios (Heliconia y Armenia)

Según Matta, para que el Clan del Golfo funcione como organización y empresa criminal, “es necesario que cada una de sus células sea autosostenible. En consecuencia, los grupos de Armenia Mantequilla y Heliconia se dedican a la extorsión y la venta de drogas, principalmente. Esas dinámicas han generado los asesinatos, incluso de policías que tratan de mitigar la presencia de la banda”.

Problemáticas como el desplazamiento, los hurtos y el microtráfico son temas frecuentes en la prensa local cuando se habla de estos municipios. Los casos de desplazamiento en Armenia fueron de 159 y en Heliconia de 131 durante el periodo 2016-2018, mientras que los hurtos ascendieron a cuatro en Armenia y a 13 Heliconia durante el mismo periodo, según cifras de la Policía Nacional. En cuanto al tema del microtráfico, el intendente Alexander Pérez, del comando de Policía de Heliconia, afirma que dentro de su municipio “no existe ningún expendio de vicio, a diferencia de otros municipios y departamentos, acá el foco de inseguridad como plaza de vicio no hay, ese expendio de alucinógenos se combatió en el 2016 logrando la captura de los jíbaros”.

Por otra parte, la violencia intrafamiliar es otro de los asuntos presentes en Armenia y Heliconia. Durante los años 2015 a 2018 se registraron nueve casos de agresiones en los núcleos familiares en el municipio de Armenia, mientras que en Heliconia ocurrieron 11 casos, según el Observatorio de Medicina Legal.  

Armenia: un pueblo sin Estado


Desde la Alcaldía de Armenia hay conocimiento de casos de extorsión que estarían relacionados con las bandas criminales que hacen presencia en la región. Fotografía por: Daniela Sánchez.

Frente a las cifras de inseguridad que reposan en las bases de datos de Medicina Legal, Wilder Alexander Guisao Guisao, Secretario General y de Gobierno de Armenia es enfático en argumentar que a pesar de tener identificados los problemas de inseguridad del municipio, la constante rotación de la Policía entorpece las acciones para mitigarlos.

“Por ejemplo hoy viene uno, se le dice lo que ha pasado, lo que hemos hecho, que lo hemos denunciado, y después dentro de 15 o 20 días viene otro y uno tiene que volver a comenzar de cero. Yo de manera personal opté por quedarme callado al respecto. Cuando vienen acá y se sientan con el alcalde, más bien digo que no sé nada porque es un desgaste para uno”, comenta el Secretario.

Así mismo, Guisao resalta que por parte de Gabriel Jaime Barrera, Alcalde del municipio de Armenia, se ha hecho saber en los Consejos de Seguridad Departamental la necesidad de un cuerpo policial y militar que permita realizar un plan de acción a largo plazo. “También lo hemos hecho en los Consejos Regionales de Seguridad pero no hemos tenido ninguna respuesta que nos satisfaga hasta el momento”, denuncia Guisao.

Por parte de la administración del municipio existe un reconocimiento de esta zona como corredor estratégico del Clan del Golfo para desplazarse por las tres subregiones: Occidente (Sevilla y Ebéjico), Suroeste (Titiribí) y Valle de Aburrá (Medellín). “Ellos lo consideran [a Heliconia] como un corredor estratégico porque comunica estos sectores. Hemos tenido presencia, más que todo, como en la cercanía a la ruta hacia Bolombolo y que se pasa el río Cauca. Es un corredor estratégico cien por ciento”, agrega el Secretario.

En cuanto al tema de los homicidios,  Guisao afirma que en lo que va de 2019 se han presentado tres casos: dos por crimen pasional, dentro de la jurisdicción del municipio, y uno en el municipio de Heliconia cuya víctima provenía de Armenia. Desde la administración de Gabriel Jaime Barrera, durante el periodo 2016-2018 se presentaron ocho víctimas de asesinato.

De igual manera, desde la Alcaldía de Armenia hay conocimiento de casos de extorsión que estarían relacionados con las bandas criminales que hacen presencia en la región. “Acá ha habido extorsiones por esos mismos grupos a los comerciantes y a las personas que tienen buena posición económica acá en el municipio, entonces más que todo finalizando el año que para los regalitos de los niños, que para el marrano, que para el asado, entonces en los meses de diciembre, año tras año, ha sido muy común que nos llegue a nosotros información de que están extorsionando a nuestros comerciantes para ellos patrocinar esas actividades. Pero también a veces hacen convites comunitarios para mejoramiento de las vías, de las viviendas, etc.”, concluye Guisao.

Finalmente, el Secretario Wilder Guisao reconoce que los armenios viven en una “tensa calma”, pues aunque no se vive una situación de conflicto dentro del municipio, las acciones delictivas por parte de grupos como el Clan del Golfo son latentes son latentes en la región. Además Guisao cree que los habitantes del pueblo han tenido que acostumbrarse a vivir con esto “porque si el estado no actúa, ¿cómo van a actuar los ciudadanos de a pie si la confianza está depositada en el estado?, pero si el estado es incompetente e inepto al respecto entonces uno tiene que acostumbrarse a vivir ‘con el enemigo en la casa’”.

Heliconia: la tranquilidad en medio de la ruta
La administración de Heliconia tiene clara la importancia que tiene su municipio en el denominado corredor estratégico de los grupos ilegales. . Fotografía: Daniel Uribe.

La administración de Heliconia tiene clara la importancia que tiene su municipio en el denominado corredor estratégico de los grupos ilegales. La cercanía entre el corregimiento de San Antonio de Prado y su accesibilidad a Ebéjico hacen que  Heliconia sea una parada obligatoria a la hora de salir a la región de Urabá.

“Somos un corredor bastante importante porque desde Medellín por acá nuestra vía nos lleva también a San Jerónimo, a Santa Fe de Antioquia, a Sopetrán, a todos esos municipios que quedan en la parte de occidente. Y ha sido una región bastante  azotada por el tema de las Bacrim, por el tema del Clan del Golfo”, explica Víctor Hugo Hernández, Secretario de Gobierno del municipio.

En lo que respecta a la actual administración, en cuanto al tema de homicidios, el pico más alto que alcanzó esta problemática fue en el año 2016, cifra que tuvo una disminución en los dos años siguientes. En lo que va corrido de 2019 hay reporte de dos casos dentro de la jurisdicción del municipio pero que tienen relación con habitantes del municipio de Armenia. Uno de ellos  corresponde a un crimen pasional cometido en el centro de acopio de residuos sólidos del municipio; “fue por arma blanca y de fuego y luego lo enterraron, pero la persona que lo hizo llamó a la Policía y le dijo dónde estaba. Yo pienso que el tema es más de salud mental, de salud pública”, agrega el Secretario.

Para Hernández, uno de los problemas que más preocupa a la administración del municipio, en tema de seguridad, son los hurtos que se presentan en la vía que conecta a Heliconia con Armenia y con Medellín. En esta carretera se presentaron cinco robos durante el periodo 2016-2018, según datos de Policía Nacional. “En este momento tenemos una problemática muy grave en el Alto del Chuscal, en un sitio conocido como Las Vírgenes, donde han venido atracando mucho y han venido haciendo presencia las Bacrim, delincuentes urbanos que aparentemente vienen desde San Antonio de Prado a atracar”.

Por su parte, el Intendente Alexander Pérez explica que la problemática más grande y visible del municipio es el microtráfico que se presenta desde el corregimiento de San Antonio de Prado y que es el factor que más capturas ha generado este año, además reconoce que en el municipio no hay expendio de drogas desde el año 2016 cuando se dio la captura de dos jíbaros de la región.

“Con la cercanía a San Antonio de Prado, ellos suben, compran su dosis y se devuelven; entonces el 50 por ciento de las capturas en la vía son por este tema, y las otras corresponden a diferentes delitos: van tres por hurto, dos por orden judicial pendiente y diferentes delitos como porte de prendas militares o lesiones personales, que son dos casos”, argumenta el Intendente.

Ante esta situación, desde la Gobernación de Antioquia se anunció la instauración de un CAI en el Alto del Chuscal para ayudar a mitigar estos actos ilegales. Para el Intendente Alexander Pérez, comandante de la Estación de Policía de Heliconia, tener una presencia fija allí es de gran ayuda debido al crecimiento económico que ha tenido este sector debido a la alta afluencia de ciclistas y estaderos que trabajan en la zona.  

La precaria condición de las vías de acceso, además de lo recóndito de ambos municipios y la poca presencia estatal, convierten a Heliconia y de Armenia en un espacio propicio para la ilegalidad, del cual se han apropiado los actores armados a lo largo de la historia.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.