Minería y coca: principales causas de homicidios en Segovia y Remedios

Yurani Marín Alzate y Ana Marcela Pinzón

En el Nordeste están dos de los tres municipios con las tasas de homicidios más altas de Antioquia: Segovia y Vegachí. Remedios tuvo la tasa departamental más alta en el 2012.
La economía de Segovia y Remedios dependen en gran parte de la actividad extractiva. Este es el Monumento de la minería ubicado en Segovia. Fuente: Centro Nacional de Memoria Histórica

El municipio de Segovia está asentado en una roca de oro. Allí dicen a manera de chiste que solo basta con abrir un hueco para encontrar una mina. Su riqueza natural, sin embargo, parece su peor desgracia. Un indicador es la cantidad de homicidios: un promedio de 52 casos cada año.

Entre 2010 y 2018, Medicina Legal y la Policía Nacional registraron en esta localidad 464 asesinatos, el 31 por ciento de la subregión del Nordeste, que tuvo 1.499. En ese periodo, excepto en el 2010, Segovia siempre estuvo arriba.

El año más crítico fue 2012, cuando hubo un registro de 316 muertes en Segovia y Remedios. Este último, con 146 casos, tuvo la tasa más alta de Antioquia en ese año: cinco homicidios por cada mil habitantes.

La cantidad de muertes no solo se explica en el hecho de que Segovia y Remedios sean los municipios con más población de los 10 de la subregión: 40.000 y 28.500 habitantes, respectivamente. Las razones se pueden encontrar en las actividades relacionadas con el oro y con los cultivos de coca.

Entre 2012 y 2018, ambos municipios produjeron cerca de 45 mil kilos de oro, según datos de la Agencia Nacional de Minería, lo que convierte a la zona en un área atractiva para las organizaciones legales y también para los grupos ilegales.

Además, en toda la subregión abunda la coca. En Anorí, Amalfi, Segovia, Yalí, Vegachí y Remedios se concentra la mayoría de cultivos. Anorí, donde hay 1.312 héctareas, solo es superado por Tarazá, Valdivia y Cáceres.

Esto explica, en parte, por qué en el Nordeste están dos de los tres municipios con las tasas de homicidios más altas de toda Antioquia durante el periodos 2010-2018. El primero es Briceño.

Los colores más oscuros indican los municipios con las tasas de homicidios más altas. 
Utilice los cuadros de selección (cuadro de convenciones a la izquierda) para activar o desactivar las capas del mapa. Utilice el menú del lado derecho para seleccionar municipios.

El Nordeste antioqueño ha sido un corredor para las bandas criminales.  La subregión está conformada por 10 municipios, 385 veredas y 18 corregimientos.  Está localizada sobre la margen oriental de la cordillera central. Al norte limita con el Bajo Cauca, al nordeste con el Sur de Bolívar, al oriente con el Magdalena Medio, al sur con el Oriente antioqueño, al suroeste con el Valle de Aburrá y al occidente con la subregión del Norte.

La subregión vivió un periodo de relativa tranquilidad tras la entrega de armas de 1.900 hombres pertenecientes al Bloque Central Bolívar de las AUC. Sucedió en diciembre del 2005. Al año siguiente disminuyeron los homicidios: en Remedios no hubo y en Segovia solo dos.

Sin embargo, la ola de asesinatos en la región se incrementó en los años siguientes. La razón: la disputa entre exintegrantes de Bloque Central Bolívar y los “Urabeños” y el grupo emergente denominado Héroes del Nordeste. Explotó la guerra.

Un informe sobre la situación de los derechos humanos en esta subregión, realizado por Cahucopana, observa que la guerra por el oro se agudizó en el 2012. En concreto, la lucha se dio entre estos grupos: ELN, Héroes del Nordeste’ y ‘Clan del Golfo’.

El informe también señala que “la mayoría de las víctimas de homicidios han sido mineros, mototaxistas o personas desconocidas que llegan a trabajar en minería y que en los retenes ilegales son interceptados y luego asesinados por considerarlos como informantes, colaboradores o miembros del grupo armado ilegal contendiente”.  Otra de las modalidades de violencia que tomó mucha fuerza en el 2012 fue el desplazamiento. Según el Registro Único de Víctimas (RUV) para ese mismo año, se desplazaron 271 personas en Segovia y Remedios.


De los 1.459 homicidios reportados en el Nordeste antioqueño entre 2010 y 2018, 448 fueron en Segovia y 248 en Remedios.

La ambición de los paramilitares y guerrilleros por la zona es dominar un territorio clave para sus actividades criminales. Un informe sobre algunas de las dinámicas de los grupos paramilitares en Antioquia (pdf) corrobora que “los municipios de Remedios, Segovia y Zaragoza tienen un altísimo valor estratégico para la salida y entrada de armas, hombres, coca y minerales: constituye un corredor hacia el Magdalena Medio, el sur de Bolívar y el Bajo Cauca, que coincide con el paso del oleoducto que atraviesa la región”.

Alberto Morales, experto en sociología del conflicto, dice: “No solo la geografía de estos municipios los hace estratégicos, sino también la cultura que tienen estas comunidades para aceptar la ilegalidad. Esos pueblos desde tiempos inmemorables han trabajado el oro bajo la informalidad, por ello se han unido para evadir las regulaciones del Estado y los grupos armados aprovechan ese comportamiento para cumplir sus actividades ilícitas y así obtener el benefssicio deseado”.

La violencia que ha vivido el Nordeste en la última década es una ola más de los conflictos en esa subregión. En el RUV se puede encontrar que Segovia tiene 7.961 víctimas del conflicto y Remedios 6.566. Entre 1982 y 1997 hubo en la región 14 masacres, perpetradas contra miembros de la Unión Patriótica, simpatizantes de la izquierda y campesinos.

Morales  plantea que en el Nordeste están los índices educativos más bajos, la mayor mortalidad infantil y la mayor inseguridad. Por eso, de acuerdo a su análisis, no es posible esperar algo diferente a la violencia en esos lugares. Allí hay lucha por el poder entre bandas criminales y no hay presencia del Estado en su totalidad.

También indica que la fuerza pública hace presencia en Remedios y Segovia, pero que no tienen el monopolio de la zona, que las fronteras allí son aceptadas tanto por la ley como por los grupos armados y que los habitantes del territorio no respetan la autoridades legales porque no la ven como legítima ya que va en contra de sus intereses.


Conmemoración de los 19 años de la matanza de siete personas, ocurrida en agosto de 1997 en Remedios Antioquia. Foto: Instituto Popular de Capacitación

Las cifras de asesinatos en Segovia y Remedios aumentaron en los dos últimos años. En Segovia, por ejemplo, subieron 29 por ciento al pasar de 17 a 39 casos. Según las cifras de 2019, la tendencia parece similar. Hasta el primer semestre habían asesinado 11 personas (tres menos que en el mismo periodo de 2018), casi cuatro en promedio por mes.

El homicidio es el delito de más impacto. Pero no es el único preocupante. Según Medicina Legal, en 2018 hubo un registro de 34 personas abusadas sexualmente: 30 menores de edad, la mayoría entre 10 y 14 años. También son frecuentes los casos de violencia intrafamiliar, amenazas y hurtos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .